Sitios de interés:

  • Canal de Panamá – Maravilla del mundo
  • Islas de Amador – Construido con material excavado del Canal
  • Casco Antiguo – Patrimonio histórico mundial declarado por la UNESCO

En esta gira visitaremos El Canal de Panamá, una maravilla del mundo y viajaremos en el tiempo,  disfrutando espectaculares vistas entremezcladas de la ciudad moderna y el Casco Antiguo cuyas callejuelas y monumentos que datan de 1673 y que conoceremos en un recorrido panorámico.

La ruta:   nuestro experimentado guía le recogerá en su hotel.  Camino hacia el Centro de Visitantes de Miraflores en El Canal de Panamá, le contará la historia y funcionamiento operativo de esta maravilla en movimiento.  Una vez allí, podrá disfrutar del video 3D, recorrer los 4 pisos de exhibiciones que ofrecen divertidas e interactivas atracciones que lo harán sentirse parte de la operación del Canal.  Desde las terrazas de observación, prepare su cámara para capturar  180° de la mejor vista de la entrada del Pacífico de la vía interoceánica.  De acuerdo al  *horario de tránsito de los barcos, observe en vivo y a todo color, del paso de barcos por el Canal.  El centro cuenta con una tienda de artesanías, por lo que antes de partir, podrá llevar su recuerdo de esta grata experiencia.

Continuando nuestra gira, nos trasladaremos hacia las Islas de la Calzada de Amador, un relleno que conecta cuatro islas de la Bahía de Panamá y lo hace sentir dentro del mar.   La vista todo en uno, le permitirá ver desde un solo punto y a la vez,  la ciudad moderna, el Casco Antiguo, el puente de Las Américas, la isla de Taboga y los buques entrando y saliendo del Canal de Panama.  Tómese un tiempo libre para disfrutar de la brisa marina,  beber algún refresco en uno de sus tantos restaurantes y antes de partir,  aproveche alguna de las ofertas del día del famoso “Duty Free”, tienda libre de impuestos al alcance de su mano.

Por último,  haremos un recorrido panorámico por el Casco Antiguo, ciudad de origen colonial que data de 1673 y que sigue más viva y pujante que nunca.  Hermosos monumentos civiles e iglesias de arquitectura colonial, barroca y neoclásica se funden con entusiastas transeúntes locales y visitantes que disfrutan de restaurantes al aire libre, bares, hoteles, tiendas de artesanías  y música en vivo (en las noches),  todo rodeado por las aguas del Pacífico.